Vasos celebratorios

Las piezas cerámicas rituales existen desde tiempos inmemoriales. Con barro, los humanos primero modelaron figuras asociadas a la fertilidad y a las fuerzas vitales de la naturaleza… luego en la época neolítica, apareció el “vacío”, y con él, las vasijas rituales. En esa época y durante mucho tiempo, lo cotidiano y lo ritual eran una sola cosa, una misma realidad.

De igual forma, uniendo lo ritual y lo cotidiano, mis vasos celebratorios surgieron del deseo de brindar y disfrutar esos encuentros donde las esencias de las personas se tocan o al menos, se vislumbran; esos momentos emocionantes cuando sentimos que tenemos algo en común con otros seres humanos, o compartimos una circunstancia, un deseo; e incluso para brindar por las miradas diferentes.

Comencé a crearlos a partir del año 1986. En aquel momento facilitaba clases de cerámica en mi taller Terra 33; en las primeras sesiones, organizaba baños de barro colectivo, así, ese primer contacto y conocimiento del barro se sucedía desde todo el cuerpo. Estas sesiones generaban un espacio-tiempo de encuentro profundo y rituales compartidos, donde la sensación de pertenencia a un todo tenía lugar, culminaban con una reflexión grupal y un brindis con un vaso celebratorio. El uso de estos vasos se fue desarrollando simultáneo con otras facetas de mi obra artística, como ensamblajes, instalaciones y performances.

Los vasos celebratorios se agrupan en cinco series, donde el uso de símbolos, como runas, ideogramas-hexagramas del I Ching, espirales, lunas y soles es frecuente. En los más recientes vasos celebratorios, los símbolos se internalizan y ya no son visibles, con frecuencia reposan sobre una base firme y expresiva que recuerda las estructuras óseas.

En esta exposición muestro por primera vez una recopilación de cada una de las series y tipos de vasos celebratorios que he realizado a lo largo de 30 años; y sigo brindando, en momentos de encuentros y reencuentros, en aperturas y cierres, en rituales de fertilidad y en rituales de despedida.

Hoy, brindo por el contacto con nosotros mismos, por el contacto contigo. Hoy brindo por la vida y por el crecimiento constante que implica.

Nieves Batista

Serie I Ching

 El I Ching, o libro de las mutaciones,  es un antiguo oráculo chino cuya filosofía supone un universo regido por el principio del cambio y la relación dialéctica entre los opuestos: el yin y el yang. Se utiliza combinando dos series de ocho trigramas, que dan como resultado 64 hexagramas. Cada uno de los hexagramas, que también tiene su representación como ideograma, contiene en sí mismo, el principio contrario, que conduce a un nuevo estado; los cambios se suceden cíclicamente.

El pozo de agua, la creación, el andariego, la paz, la solidaridad, son algunos de los ideogramas y hexagramas que he utilizado en los primeros  vasos celebratorios. Momentos de cambio o previos al cambio, tan momentáneos y mutables como un brindis.

Serie Runas

 Las runas son un antiguo sistema de escritura, se cree que comenzaron como sonidos e ideas más que como letras o palabras. Son 25 signos que solían tallarse en pequeñas piedras planas.

Se utilizaron desde el 200 a.c. y hasta finales de la edad media, en un territorio muy amplio: desde Islandia a Rumania, y desde el Báltico al Mediterráneo. Eran consultadas cuando se tenían que tomar decisiones importantes y trascendentales. Al igual que el I Ching, hoy se  siguen utilizando como forma de consulta.

De la serie de vasos celebratorios, en los que tallé algunas de las runas, solo se exhibe un pequeño vaso con la inscripción ”wunyo”, la runa del esplendor y la alegría, la belleza, el bienestar y el disfrute; el “joy”.

Serie Luna / Sol

En esta serie he querido conjugar la energía de la complementaridad: lo femenino y lo masculino, el dentro y el afuera, la receptividad y la actividad, la oscuridad y la luz, la conexión con el mundo emocional y con lo racional. Esta conjugación de energías ha sido representada en la mayoría de las culturas; es una manera de reconocer ambas fuerzas que nos habitan  y sintonizarnos con la naturaleza.

La luna, que está dentro del vaso celebratorio, se llena de líquido, al momento de la celebración, y se vacía. Vuelve a contarnos de los cambios constantes, de lo cíclico y de lo mutable.

Serie espirales

“Como es arriba es abajo”

El símbolo de la espiral ha estado presente permanentemente en mi obra plástica: desde una de mis primeras obras, en las que proyectaba una huella dactilar sobre la imagen de una caverna, pasando por instalaciones de gran formato y obras de dimensión intimista. Utilizar la espiral en los vasos celebratorios, cuando además cada uno de ellos surge del movimiento circular del torno, se convirtió en una constante.

La espiral obedece a un principio sencillo; es una línea que se enrolla sobre sí misma mientras crece, en esa misma medida va aumentando su volumen y ocupando más espacio. Surge de un punto central y puede prolongarse indefinidamente.

La espiral está asociada al crecimiento y la transformación física y espiritual; al movimiento interior, la reflexión, y al movimiento exterior, la expansión; es un gesto que evoca la totalidad y la evolución. La espiral es una de las formas más frecuentes en todo lo asociado con la vida, gran cantidad de vegetales y animales se desarrollan en una serie de patrones relacionados con su forma: nuestro ADN, los embriones, caracoles, huracanes, remolinos, galaxias. Tenemos la espiral en la punta de nuestros dedos  y en la Vía Láctea.

En esta muestra, la espiral aparece de diferentes maneras, en algunos vasos celebratorios su presencia es muy evidente; en los últimos, la encontramos internamente, incluso cubierta por el esmalte.

Serie ósea

Lo óseo como parte de lo orgánico es un tema que siempre me ha interesado; me atrapan los encajes óseos y cómo a partir de allí, es posible la articulación de las diferentes partes del cuerpo. Como es el caso de la cadera y su punto de unión con la cabeza del fémur en el acetábulo, que permite el rango de movimientos de la pierna.

El estudio y el modelado de las vértebras de la columna vertebral, me ha permitido disfrutar de la organicidad, la belleza y la lógica de la estructura ósea. De allí han surgido múltiples obras, en cerámica, ensamblajes, instalaciones y performances.

En esta muestra, se observa como el estudio de lo óseo va en paralelo a la creación de los vasos celebratorios, hasta que en un punto se solapan las dos exploraciones  y surgen vasos con crestas ilíacas, o de base vertebral o púbica; o elevados sobre un pie sacro. Los vasos celebratorios más recientes se apoyan en una base, que hace alusión a la pelvis y las caderas, donde se aloja nuestra fuerza vital que nos conecta con las energías de la tierra, la integridad y la vitalidad; y son la conexión con nuestro linaje y raíces.

VESTIDA DE MOVIMIENTO

Un desplazamiento geográfico, la ilusión y el vértigo de una migración, un movimiento  interior y exterior que me lleva a conectarme  con momentos muy lejanos.

Conecto y retomo movimientos que alguna vez congelé. Los busco en la niña  que  decidió  cancelarlos y en la adolescente que los descartó.  Descongelo estos movimientos y me visto de ellos. Y es en este movimiento que un antiguo invitado se presenta en la fiesta: mi sombra. La veo,  la reconozco y la invito a bailar. Bailamos la rabia y la alegría, que pueden estar asombrosamente  cerca, y bailamos el miedo y la parálisis que también pueden acechar.

Y vestida de movimiento, vuelvo a mirar los desplazamientos familiares; veo con nuevos ojos  los viajes  de ida y  de vuelta que he emprendido siendo hija y siendo madre.

Un primer desplazamiento familiar desde Canarias a Venezuela, donde nazco y he vivido la mayor parte de mi vida; un segundo desplazamiento, esta vez con la familia que he creado y con destino Cataluña. Ambos son determinantes para ser lo que soy. Brindo con alegría por cada una de mis tres tierras, Canarias, Venezuela y Cataluña.

Mientras siembro mis raíces en los orígenes, extiendo mis alas, hoy, aquí en Barcelona y me adueño del color, de la luz y la sombra, de los huesos de mis ancestros, de mis emociones y pensamientos. Me apropio de mis palabras, mis acciones y mi risa que vuelve a brillar en mi rostro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Share This

Share this post with your friends!